Fidelity

Ahora sabes que el alma no existe. Acerca de ella tienes la idea pura que compete a los ingenuos, las consecuencias imprescindibles de ridículos actos de cordura. Has sido por demasiado tiempo parte de una mentira tejida, empiezas a creer que los hilos sobrantes no son más que adornos de tu línea, y justo cuando me decido a hablarte cierras la puerta. Las notas quieren decirlo por sí mismas. El tiempo no ha sido benévolo con ellas ni contigo. Te está doliendo, lo sé. Quisiera colocar en ti el antídoto para tu mal, pero un mal semejante no puede hacer más que seguir su ritmo. Por eso te escribo, porque estaba decidida a mostrarte la apreciación que tengo yo de tu bondad. Después de todo, tu traición no vale nada ya. Ha pasado a ser otro de tus engaños. Uno más.

(Acompañamiento:
Circa Survive – House of leaves)

Published in: on March 14, 2008 at 7:18 pm  Leave a Comment  

Violence

Ahora quisiera no sentir aquello que me haces actuar. Te intuyo. Sigues siendo innecesaria, lo has sido desde entonces.

Tengo un sueño que palpita como si fuera pesadilla. Una invocación macabra que recorre mi espina dorsal, que aparece y desaparece entre sonrisas, mentiras y libertad. Se extienden los latidos a través de la superficie noble que la calma parece poseer. Se dibuja un gesto sincero en el surco de los labios, uno de esos que recrea y trae a la memoria el olor de las noches de la infancia. Cae la actriz. Aparecen los miedos antes enterrados, los golpes no merecidos, las confusiones no solucionadas. Se origina la revolución interna que precede al impacto. Aparecen otra vez esos ojos azules, tan misteriosos, tan perfectos. Mil aromas de mil tardes fundidos en cuatro segundos. Las fotografías almacenadas permanecen rezagadas para sorprender al siguiente paso. Caigo. Me observan cientos de ojos, atónitos, impresionados. Ojos que quizá se sienten traducidos, aunque yo conozca con certeza que solamente se reconocen expresados. La silueta resbala, golpea el suelo y se queda quieta. Durante un instante, el aliento del público se silencia entrecortado, reflejando asmáticos principios de impotencia. El aire trae con su soplo las miradas de ternura, dolor, miedo y pánico que adornan mi escena. Giro. La cintura se delinea con una blusa de gris presencia, relievando en la postura trazos tenues y escondidos. Justo en ese instante, la realidad desconecta su influencia y me deja fluir. Y atrás, los ojos azules, lloran.

(Acompañamiento:
Placebo – Leni)

Published in: on January 19, 2008 at 11:55 am  Leave a Comment  

Heart

A un renglón de distancia los corazones están divididos. No separados, sólo divididos. Los latidos de tantas mentiras se mueven al unísono con esos suspiros que escapan de unos culpables labios, sin saber porqué. En la memoria una etapa ha menguado. Otra, nueva y distinta, surge. Decidió el tiempo apartarse hacia el borde de la ventana, y dispersar dolores y angustias para dejar que la caprichosa alegría invadiera las miradas. Los ojos respaldan las sensaciones, se convierten en cómplices de la íntima expresión del paisaje. Como ocurre con los cuadros de Monet, la mezcla de los colores envuelve la atmósfera para filtrar la magia y dejar lo mágico fluir sin control. Son distintos, siempre lo han sido. Se desmayan las palabras que en el pasado algo significaban. Se ven engañadas por gestos redimidos. La ausencia de normalidad es sublime en el centro violeta del cielo enredado. Estoy feliz.

(Acompañamiento:
The Flaming Lips – Do you realize??)

Published in: on December 30, 2007 at 7:03 pm  Comments (1)  

Magic

Now it’s the time. These states are looking for the real consequence of our acts. Sometimes it doesn’t mind, but right now we have a different case. We are not judges, just elements. The macabre part of our terrible pictures and memories that love to play an assassin game. You’re not my killer. Maybe I’m yours… probably I’m yours. But I don’t wanna kill you in the normal way people like to consider. Once again, you’re trying to play a ridiculous game and I convert myself into the piece that covers your lies. In this way I’m merciless and you know it. I can’t erase anything, and it could be a mistake. A big one. There’s more about it, we should rest. I hope tomorrow you can understand it, my dear friend. Someday we’ll play the same game.

Published in: on October 8, 2007 at 3:58 pm  Leave a Comment  

Deny

deny.jpg

Ahora, bajo la sombra y el viento que atraviesan este pasillo, mis dedos libres como aves se entretienen armónicos mientras esperan. Se acurrucan las hojas que ya cayeron, y tu recuerdo cual soplo inextinguible se apodera de mis pensamientos. Me invade la sútil caricia del tormento, la vieja insensatez de lo inexplorado. Resuena el eco de tu miedo cautivo, y vuelve a temblar mi álgido sustento. Cinco sombras como luces se disponen a danzar con el ritmo sordo de nuestros secretos. Miento. Bailan con las notas de los tuyos. Por eso me atraen. Por eso no los entiendo. Por eso me niegas, lo niegas, lo ocultas. Quizá estamos entretenidos huyendo del perverso juego de caricias y heridas. Quizá seguimos estando tan solos, que estar juntos ha dejado de ser una opción. Así lo deje atrás, el viento sigue insistiéndole al aire acerca de qué es aquello que los hace tan diferentes.

Published in: on September 8, 2007 at 2:01 pm  Leave a Comment  

Bullet

No tienes idea del daño que me han causado hoy tus palabras. Quizá porque nunca pensé que podría escucharlas de ti. Quizá porque después de 22 años, me doy cuenta que aunque me amas, no me conoces. Quizá es demasiado difícil que cualquiera me conozca, quizá lo merezco por haberlo causado, por haberme cerrado tanto en mí. Hoy los sentimientos afloran en mi piel como si un cuchillo cortara trozos de mis entrañas. Implotan las emociones nunca dichas. Ahora mismo me siento demasiado miserable, demasiado imperfecta, demasiado nada para seguir. Otra vez esa mirada de profundo dolor. La niña del espejo está llorando. Está rota. Se aproxima el estallido, necesito hablar con alguien, salir de este círculo de dolor que me consume. Y me conozco tanto, que no hablaré. No lo esperaba. Jamás de ti. ¿De ti? No, nunca de ti. Te admiro más que a cualquiera, y siendo tan parecida a ti, parece que no me parezco en nada. Alguien más aparece en la escena, y ese alguien más no debería interferir en mi vida de esta forma. Tal vez soy demasiado egoísta para perdonarme y entonces estar deprimida, como una suicida, sólo me recuerda que mi esencia quiere matarme desde adentro. Quizá no soy tan fuerte, o lo soy tanto que sólo he permitido que pocas personas me hieran. Estar tan sola, tan fría y tan vacía adentro, créeme, me hace sentir segura. Y no sé si puedas entender eso. No sé si quiero que lo hagas.

Published in: on August 27, 2007 at 9:34 pm  Leave a Comment  

Broken

Tengo que decirlo. Debo confesarlo ahora. Ha dolido mucho adentro. Se consume todo. Tu juego me lastimó, me hirió, quebró mi entereza, rompió la tenue armonía que cubría mi tiempo, me envió al borde en donde la locura me quita el hambre, me hizo débil. Permaneciste mucho tiempo mostrándote como no eras, como no eres, como no serás. Me causé un daño enorme al dejarte avanzar. No quiero nada más de ti, nada más de nadie que se parezca a ti, que quiera ser como tú. Quiero cambiar sin tener miedo de seguirte sintiendo como una amenaza. Sí, así te siento. Has llegado lejos, muy lejos. No has pasado la línea de la íntima complejidad, y entonces me vigilas de cerca, te vas, me muestras tu espalda y cuando intento girar para olvidarte, sonríes de nuevo. En este momento no deseo ver tu sonrisa otra vez. Me estoy matando lentamente. La falta de ánimo amenaza mi salud, me impide comer. La anorexia espiritual es cada vez más insoportable. El hambre física casi no se siente. No puedo conciliarme con mis sueños. Mis sueños no se mueven en la misma frecuencia. Quizá entonces es un cambio, aunque no el que espero. No es suficiente ahora. Me dueles adentro porque tu celestial existencia ha usurpado mi lugar. La angustia ha cedido. Sin importar si lo entiendes o no lo haces, ella cierra sus ojos y me dice que es tiempo de abandonarme. Así noto que has comenzado a ser de nuevo un ángel, pero ya no eres el mío.

Published in: on August 6, 2007 at 6:46 pm  Leave a Comment  

Mercredi

Necesito a alguien distinto a ti.
Alguien que en todo y en nada se confunda contigo.
Un ser capaz de pensar cosas diferentes.
Un ser que no busque caerme bien, ni ser como yo.
Alguien que descubra huellas de inocencia dentro de sí.
Necesito cambiarte ahora.
Y así no seas una prenda, me desvisto de ti.

No hay que ser tan trascendentales, se corre el riesgo de perderse uno mismo.

Published in: on August 1, 2007 at 9:13 pm  Comments (1)  

Hated

Me aburrí de esperar aquellas cosas que no llegarían. Me detuve a contemplar el descenso de la luna y la encontré vacía. Sentí el frío recorriendo mi espina y me dolió su paso imperativo por mi cuello herido. El enorme dolor se clavó en mi cabeza con la fuerza de tu lejana alegría. No quise ser más víctima y me declaré maldita. Me encerré en la prisión de mis temores, y la dulce ingratitud de tu despedida me consumió la piel hasta dejarla marchita. Quería alimentar tu infinita bondad para convertirla en testigo de la vana intriga, pero me pregunto aún porqué no quisiste decirlo frente a mí. Las manos se apoderaron de tu historia una vez, y yo prometí no repetirlo. Ahora le quitas la pausa a tu estado, y te derrumbas frente a mis ojos. Perderte así no tiene sentido.

Published in: on July 20, 2007 at 11:27 pm  Comments (1)  

Charles Baudelaire – Los beneficios de la luna

La luna, que es el capricho mismo, se asomó por la ventana mientras dormías en la cuna, y se dijo: “Esa criatura me agrada”.

Y bajó con suavidad por su escala de nubes y pasó silenciosa a través de los vidrios.

Se acostó sobre ti con la ternura flexible de una madre, y ardió sus colores sobre tu rostro.

Tus pupilas se pusieron verdes, y las mejillas extraordinariamente pálidas.

Al contemplar a esta visitante tus ojos se agrandaron extrañamente, y ella te oprimió con tal delicadeza la garganta que te quedó para siempre el deseo de llorar.

Sin embargo, en la expansión de su gozo, la luna poblaba todo el cuarto como atmósfera fosforescente, como veneno fúlgido; y esta vívida luz pensaba y decía:

“¡padecerás eternamente el influjo de mi beso. Serás bella a mi manera. Amarás lo que amo y lo que me ama: el agua informe y multiforme; el sitio donde no estés; el amante que no conocerás; las flores monstruosas; los perfumes que provocan delirio; los gatos pasmados sobre los pianos y que gimen como mujeres, con voz ronca y dulce!”.

“Y serás amada por mis amantes, cortejada por mis cortesanos. Serás reina de los hombres de ojos verdes a quienes cerré asimismo la garganta con mis caricias nocturnas; de los que aman el mar, el mar vasto, tumultuoso y verde; el agua informe y multiforme, el sitio donde no estés, la mujer que no conocen, las flores fúnebres que se parecen a los incensarios de una religión desconocida, los perfumes que turban la voluntad, y los animales selváticos y voluptuosos que son emblema de su locura”.

Y por ello, maldita, querida niña consentida, estoy ahora tendido a tus pies, buscando en tu figura el reflejo de la terrible divinidad, de la fatídica madrina, de la nodriza emponzoñadora de todos los lunáticos.

Published in: on July 15, 2007 at 3:33 pm  Comments (1)